martes, 5 de diciembre de 2017

Tradiciones alemanas: Sankt Nikolaus


Diciembre es un buen mes para hablar de tradiciones y celebraciones típicas. Una época del año en la que los niños son los verdaderos protagonistas. Una más de las tradiciones germanas es la celebración del San Nicolás o Sankt Nikolaus en alemán, la noche del 5 al 6 de diciembre.

El Santo

Curiosamente el origen de esta figura lo encontramos en Turquía. Nicolás fue obispo católico de la ciudad de Mira en el siglo IV. Santo protector de aquellos en situaciones de peligro y de los marineros, los creyentes recurren a él también en momentos de estrechez económica. Su cuidado de los más pobres, ayudándoles en secreto por la noche, y de los niños es otra de las características que se le atribuye.

La Tradición

Cada 5 de diciembre, los niños alemanes deben dejar sus zapatos limpios y relucientes junto a la puerta o la chimenea para que San Nicolás les deje dentro dulces, chocolates y frutos secos. Normalmente el santo no viene solo. A pesar de las variaciones locales podemos encontrar que, en el centro y norte del país, se acompaña de un ayudante: Knecht Ruprecht, mientras que en el sur existen unas figuras diabólicas de nombre Krampus. Existen diferentes creencias sobre el origen de estas figuras, pero en cualquier caso, en la actualidad, su función es castigar a los niños que se han portado mal durante el año.

Con la reforma protestante, Lutero que no estaba de acuerdo con la veneración a los santos, decidió suprimir esta tradición y sustituir a San Nicolás por la figura del Niño Jesús, el Christkind.

Como vemos en Alemania nos encontramos con diferentes personajes portadores de regalos en función del momento histórico de la región del país, sin embargo, la figura de San Nicolás está bastante arraigada en todo el país como la celebración del 6 de diciembre.

San Nicolás el origen de Santa Claus

Esta costumbre goza de buena salud no solo en el país germano sino también en otros puntos de Europa en los que se le espera con impaciencia. En los países escandinavos y Holanda nos encontramos con esta tradición que será trasladada a América por estos últimos, originándose así la figura del Santa Claus, eso si, cambiando algunos de sus accesorios. La cruz que llevaba colgada del cuello desaparecerá y la mitra de obispo se sustituirá por el conocidísimo gorro rojo.

¡No olvides limpiar bien tus zapatos esta noche, puede que te levantes con dulces sopresas en ellos!