viernes, 15 de diciembre de 2017

Estaciones de metro de Berlín: Alfred Grenander

Wittenbergplatz hacia 1915. Foto: Wikimedia Commons/dominio público

El metro de las ciudades forma parte de su carácter y personalidad. Conocer este mundo subterráneo es necesario para completar tu experienta como visitante y te permitirá, además, acercarte a la vida diaría de los autóctonos. Berlín cuenta con estaciones de metro llamativas y especiales, pero también con ejemplos más "clasicotes" que nos hablan de la andanza del rey de los transportes públicos.

El arquitecto y sus estaciones

Estación Krumme Lanke. Foto: Wikimedia Commons/ dominio público
Durante la primera mitad del siglo XX, el metro berlinés contó con la intervención para sus nuevas instalaciones, del arquitecto sueco Alfred Granander. A él se le deben algunas de las estaciones más características de la ciudad como la de Wittenbergplatz -probablemente la más significativa dentro de sus creaciones-, la de Krumme Lanke o la de Hermanplatz. Alfred Grenander se trasladó de Estocolmo a Berlín en 1885 para continuar sus estudios de arquitectura en la universidad técnica en Charlottenburg, que en la actualidad es la Technische Universität o TU. Posteriormente, continuará su carrera en esta ciudad y, como momento especialmente destacado, cabe citar su trabajo para la Berlin Hoch- und Unterbahn Gesellschaft, etapa que nos interesa por su  trabajo en el desarrollo del metro de Berlín desde 1900 hasta 1931.


Estación Hermannplatz. Foto: IngolfBNL/Wikimedia Commons/CC-BY-2.0
Esta figura, desconocida por otra parte a la que se le dedicó una exposición en el Deutsches Technikmuseum en 2006-2007, es clave en el desarrollo de Berlín como una ciudad moderna y actual a nivel arquitectónico, destacando su aplicación del acero como material constructivo en sus estaciones. En ellas sobresale la sobriedad de su formas y el uso del color, un color con el que se pretende hacer una asociación directa entre el mismo y la estación de metro correspondiente, como un códico en el que dichos colores son diferentes entre una estación y la siguiente. Por ejemplo, en el caso de Hermannplatz, esta intención se ve claramente en el empleo del amarillo estridente y los verdes apagados. Greanander también se caracteriza por mostrar las cualidades del acero, haciendo visibles las columnas de este material con sus remaches.

Además de lo anterior, este arquitecto diseñó, vinculado a la corriente del modernismo alemán,  algunos de los vagones del metro, varias villas y casas de campo así como muebles en los que se aprecia el valor y el respeto a la riqueza de los materiales.

Una figura polifacética que hizo de Berlín una ciudad puntera a comienzos del siglo XX.