martes, 21 de noviembre de 2017

Arquitecturas de Berlín: el Aeropuerto de Tempelhof


Recientemente se realizó una jornada de puertas abiertas en el antiguo aeropuerto de Tempelhof. Todavía se levanta hoy imponente como un testigo más de la apasionante historia de Berlín durante el siglo XX. construido entre 1936 y 1941, sus 300.000 metros cuadrados hicieron que hasta la construcción del Pentágono, este fuera el edificio más grande del mundo. Sus formas reflejan a la perfección el afán monumentalista y megalómano propio de la arquitectura nazi que debía mostrar además la grandeza de la capital del Tercer Reich.

Su Historia 

Este espacio está vinculado con el desarrollo de la aviación desde 1909. En este año Ferdinand Graf  von Zeppelin alzó 100 metros sobre el nivel del suelo su zeppelin y en ese mismo año Orville Wright mostró su  máquina "Aeroplano". Sin embargo  no será hasta la década de los años veinte que este lugar empiece a funcional como aeropuerto. En 1923 comenzó su actividad con vuelos entre Berlín y Königsberg y en 1926 se crea la compañía Lufthansa con sede aquí.

Foto: Alan Ford/Wikimedia Commons/dominio público

En la década siguiente este aeropuerto tenía más pasajeros que cualquier otro de Europa y será en 1935, con el régimen nacionalsocialista instalado en el poder, que el arquitecto Ernst Sagebiel comienza a realizar los planos para el actual edificio cuyo diseño completo no pudo concluirse por el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial. Después de la contienda, durante los años de la división del territorio alemán en cuatro zonas ocupadas por las fuerzas aliadas, jugará un papel decisivo durante el conocido como "Bloqueo de Berlín". En 1948 las tropas soviéticas cortaron las comunicaciones de Berlín occidental quedando sus habitantes completamente aisladas. La respuesta por parte de las potencias occidentales fue lanzar un impresionante puente aéreo cuyos aviones aterrizaron en Tempelhof para abastecer a la población. Casi un año, hasta septiembre de 1949, duró este bloqueo en el que un total de 2,3 millones de toneladas de carga llegaron por aire.

Posteriormente, Tempelhof se utilizó como aeropuerto civil en 1951 operando en él tres grandes compañías: Pan Am, British European Airways y Air France. Sin embargo, dado que sus condiciones estructurales y su proximidad al centro de la ciudad impedían que se adaptase a los nuevos aviones de mayor tamaño, este tipo de vuelos fueron trasladados al aeropuerto de Tegel en 1975. A continuación, en los años noventa, experimentó un nuevo boom de pasajeros procedentes de vuelos de negocios, hecho fomentado por la ya citada proximidad al centro de la ciudad. A pesar de todo lo anterior su sostenibilidad llegó a un límite y finalmente, sus funciones como aeropuerto finalizan en 2008.

Hoy en día

Desde 2010 los exteriores se reconvirtieron en un gran parque público que ha pasado a engrosar la lista de los espacios verdes que posee esta ciudad. Muchos berlineses aprovechan las 368 hectáreas  para pasear en bicicleta, patinar, hacer footing, disfrutar de barbacoas con los amigos o hacer picnics en cuanto sale el sol. Además las corrientes de aire que se generan hacen que sea muy habitual encontrarse el cielo lleno de cometas. 

En cuanto al edificio hoy se desempeñaba funciones relacionadas con eventos culturales y congresos, así como se reutilizan las antiguas oficinas de administración como espacios de trabajo para centros creativos y de enseñanza.