viernes, 27 de enero de 2017

Potsdam se viste de gala para la apertura del Museo Barberini.

Este pasado lunes se ha inagurado el Museo Barberini, en el mismo centro de Potsdam, con una colección que hace un viaje en el tiempo; dejándonos obras impresionistas de varias épocas. Este proyecto está liderado por el empresario alemán Hasso Plattner, que ha ayudado a impulsar lo que se considera ya una de las principales aperturas culturales de este 2017.

Con una exposición más que apetecible y unos invitados de honor, se estrenó el Museo Barberini en el Palacio que lleva este mismo nombre. Entre los más de 600 asistentes a la gala de presentación, han hecho acto de presencia figuras relevantes como la canciller Angela Merkel o Bill Gates, entre otros.

Foto: Bernd von Jutrczenka © Berliner Zeitung, 20.01.17.


Situado en el Antiguo Mercado de Potsdam, se encuentra el Palacio Barberini, que fué muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial. Sería hasta este momento, un foco cultural donde se podían disfrutar de exposiciones, eventos cinematográficos y culturales o incluso una hospedería. Tras el bombardeo de Abril de 1945, casi su totalidad ha quedado destruída, dando paso a continuas reformas. Gracias a la donación de Hasso Plattner se ha podido financiar la  reconstrucción y posterior apertura del museo. Este empresario alemán afincado en Potsdam, ha basado la colección de la institución en un rango de piezas antiguas que se van combinando con otras más contemporáneas.

Dentro de la colección habrá un total de tres exhibiciones temporales cada año, donde se pueden disfrutar obras de un nuevo y moderno entendimiento de la naturaleza, con autores como Claude Monet o Gustave Caillebotte. Es en este siglo XIX, donde los impresionistas reflejan la importancia de la naturaleza, los colores y la luz para poner en escena su presente.

También el arte internacional más abstracto tiene cabida en este museo, con trabajos de Andy Warhol, Maxx Liebermann o Edvard Munch. La pinacoteca se compone además, de dos galerías que presentan los trabajos de la Alemania del Este de pintores autóctonos como Bernhard Heisig o Stefan Plenkers.

Una variedad de pinturas que nos traslada a un museo muy sofisticado e interesante que será sin duda alguna, una visita obligada para este 2017.