martes, 25 de febrero de 2014

MUSEOS EN BERLÍN: HEINZ BERGGRUEN


El pasado 6 de enero se conmemoró el centenario del nacimiento del coleccionista berlinés de arte Heinz Berggruen. Nacido en 1914 en el seno de una familia judía, tras estudiar Literatura e Historia del Arte en Berlín y trabajar como articulista para el Frankfurter Zeitung, en el año 1936 tendría que huir de la persecución nazi a los EEUU, donde trabajaría como crítico de arte y curador. El que llegaría a ser uno de los más importantes coleccionistas de arte del mundo, compraría en Chicago su primera obra, una acuarela de Paul Klee.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Berggruen regresó a Europa y después de una estancia breve en Múnich se afincó en París, donde abriría su conocida galería de arte en la Place Dauphine. Durante 40 años Berggruen compró y vendió libros ilustrados, grabados, dibujos y pinturas, obras publicadas en pequeñas ediciones y organizó exposiciones. Además, hizo muchos contactos importantes como por ejemplo Tristan Tzara, quien le presentaría a Picasso, artista con el que empezaría una larga amistad y del que se convertiría en su mecenas y mayor coleccionista privado de sus obras. Otros artistas que conoció personalmente en París fueron Henri Matisse, Marc Chagall o Joan Miró. De ellos, además de otros artistas como Paul Klee, Alberto Giacometti o Paul Cézanne, reunió muchas obras que formarían parte de su colección privada.

En 1996 Berggruen retornó a la ciudad que le vio nacer para dedicarse a su colección que decidió ceder a la Fundación Estatal de Patrimonio Cultural Prusiano. Estas obras se exponen desde entonces en el Museo Berggruen de Berlín, que pertenece a la Galería Nacional de Berlín, frente al Palacio de Charlottenburg. Heinz Berggruen, que estaba considerado uno de los principales mecenas, coleccionistas y comerciantes de arte del mundo, murió el 23 de febrero de 2007 en París a los 93 años.