lunes, 12 de agosto de 2013

DE CIUDAD MUTANTE A LA BÚSQUEDA DE CIUDAD PERFECTA

El centro histórico de Berlín, que se encuentra en el barrio de Mitte o centro, tiene desde hace meses un aspecto peculiar con todas las obras, y quedará así para todo el año, e incluso algo más.

Uno de los grandes proyectos son las obras del metro, unos 2,5 km. que completan la ruta principal del casco histórico de la ciudad: Alexanderplatz, el bulevar Unter den Linden hasta llegar a la altura de la estación Friedrichstrasse. Por allí queda afectada también la línea de metro U6, que no recuperará su habitual funcionamiento hasta octubre de 2013. Entremedio, están otros proyectos, la reconstrucción del Palacio Real y el saneamiento de la Ópera de los Tilos.

Ya lo veis, obras para rato. Construcción de metro hasta 2017 por arriba, hasta 2019 por abajo y 433
millones de euros para sólo el trocito del tunel. Si todo va bien, no como la apertura del aeropuerto internacional de Berlín, en verano del 2019 estarán 155.000 pasajeros viajando por esta línea, entre Alexanderplatz y la Puerta de Brandemburgo. También en 2019 tiene que ser inaugurado el Palacio Real, y los 40.000 metros cuadrados de Biblioteca Estatal, Universidad de Humboldt, La Fundación de Prusia que ubicará allí su colección de arte no europea estarán entonces ya al alcance de todos los ciudadanos de Berlín y sus visitantes. Este es desde luego el proyecto cultural más grande y polémico de Alemania en los últimos años, cotizado en 590 millones de euros. Y finalmente nos queda la ópera, de la que ni la Staatskapelle de Berlín ni Daniel Baremboim están muy contentos, ya que la reapertura estaba prevista para 2013 y será para 2015 con costes de 288 millones de euros.

Y dentro de los grandes proyectos, se incluye también un centro comercial en la zona de Alexanderplatz, otro más para la colección. El que se llamará ALEA 101 albergará 10.000 metros cuadrados de comercios y restaurantes.

Berlín nunca descansa, los berlineses nunca descansan y los viajeros que visitan esta mutante ciudad tampoco. El próximo post...Berlín de noche.