jueves, 3 de marzo de 2011

Visitar el Reichstag sí, pero con reserva

A partir de ahora ya no se puede visitar el Reichstag de forma libre, sino que obligatoriamente hay que reservar, ya sea a través del restaurante Käfer o a través de las visitas guiadas que ofrece el Parlamento. Todo se debe a las precauciones que se están tomando debido a las amenazas de atentado que se han vivido en Berlín en los últimos meses. 

Con este cambio hay una ventaja clara: ya no hay que hacer colas eternas para conseguir ver la cúpula espectacular del Reichstag, pero conseguir la reserva a veces no es fácil. El número de plazas es limitado y, si vienen grupos de amigos o familiares juntos, como máximo permiten entrar a la vez a 25 personas. Para realizar la petición se deber hacer por escrito (email), determinando el número de personas total, junto con su nombre, DNI y fechas de nacimiento. Y, por supuesto, ¡no hay que olvidarse del carnet de identidad el día de la visita! Cabe decir que las visitas tienen una disponibilidad limitada, actualmente con bastante tiempo de espera y más aún, si la visita se solicita en castellano.
Las horas para visitar el edificio son a diario a las 10h30, 13h30, 15h30 y 18h y cada visita dura 90 minutos.

A lo largo de la visita se contarán las tareas, formas de trabajo y colaboraciones del Parlamento así como la historia y arquitectura del edificio. El punto final de la visita es la cupula del Reichstag, la cual ofrece unas vistas increíbles de la ciudad.